InicioCategoríasSobre mí
Contenedores de basura

Rutina

Blargh

por Talita

el olor a alcohol que emana del contenedor de vidrio el menjunje de pan y líquido del que se alimentan las palomas la subida interminable hacia Tirso de Molina

(coches)

el cemento caliente la plaga de turistas rosados el deseo de tomar sus cámaras, arrojárselas a la Cibeles y disfrutar viendo como intentan cruzar esa rotonda imposible

(autobuses)

la sombra de los árboles el sonido del agua que corre el paseo entre los libros la paz momentánea

(inmensa plaza desierta con inmensa bandera española)

la náusea de la calle Serrano el bótox de la señora que se exhibe la depresión previa a la entrada la sonrisa obligada el vómito sobre la clienta de turno